Cirugias oculares y los viajes en avi贸n

Las personas a las que se les ha realizado  algún tipo de cirugía ocular y están en recuperación  deben consultar con su oftalmólogo si van a viajar en avión para  saber con certeza si pueden presentar algún riesgo. 

En procedimientos de retina, sólo deberá viajar en avión cuando su médico le indique que no hay peligro en hacerlo. Para reparar un desprendimiento de retina, el oftalmólogo inyecta una burbuja de gas para mantener la retina en su lugar mientras sana, que puede expandirse de forma peligrosa si el paciente viaja en avión, hace buceo o se somete a cualquier otra situación de un alto cambio de presión ambiental;  no hay restricciones en cuanto a los viajes en avión cuando se trata de una burbuja de aceite de silicona.

Con cirugía de cataratas no hay restricciones, pero se deben cumplir todos los controles de citas postoperatorias.

En casos de procedimientos de glaucoma como iridotomía periférica, de una trabeculoplastia con láser estos viajes deben ser autorizados por el médico para evitar futuros inconvenientes.

Para los trasplantes de córnea también los viajes se autorizan con el oftalmólogo

En casos de cirugías con láser para desprendimientos de retina no hay problema en viajar en avión a no ser que la reparación del desprendimiento se haya hecho con inyección de gas.

Las cirugías que se practican en la parte exterior del ojo o en los párpados, como una cirugía de pterigio son seguras y no tienen restricciones para viajes en avión.

En caso de haber tenido un examen de dilatación de pupilas se puede viajar en avión pero tener siempre anteojos oscuros por la sensibilidad a la luz. 

Artículos relacionados