Los traumas oculares pueden generar graves lesiones en el ojo y en casos severos puede causar la pérdida de la visión.  Estas lesiones se generan en su mayoría por accidentes que pueden prevenirse, por ejemplo con lentes de protección en la práctica de algunos deportes de interacción o trabajos industriales. 

La lesión más común se desarrolla cuando algo irrita la parte externa del ojo y aumenta si el accidente se produce cuando  la persona utiliza lentes de contacto. En este tipo de traumas es necesario que el médico evalúe la severidad del mismo y el tratamiento a seguir para corregirlo.

Las sustancias químicas o el calor pueden quemarle los ojos, en este caso es necesario lavar el ojo inmediatamente y acudir lo más breve posible a un oftalmólogo para evitar que aumente la lesión. 

Artículos relacionados